Hay cosas que sencillamente comprendemos y nos “hacen-sentido” sin una mayor explicación. Si nos paramos en cualquier aeropuerto desconocido, sabremos cómo movernos: dónde dejar las maletas, qué documentos presentar, qué hacer al pasar por seguridad. Sin embargo, la primera vez que fuiste a un aeropuerto probablemente no sabías muy bien qué hacer. Observaste, te empezaste a familiarizar con lo que ocurría, miraste lo que la gente hacía, hasta que “lo viste claramente”. Nunca leíste un libro de aeropuertos, nadie te pasó un manual, ni aprendiste los pasos teóricos. Sencillamente observaste, te moviste y comprendiste… hoy vas a cualquier aeropuerto con total familiaridad. El aeropuerto te hizo-sentido

Que algo me haga-sentido significa que he tomado conciencia de algo que antes no veía. Quizá no lo veía porque nunca me había enfrentado a una situación similar, nunca me había hecho esa pregunta, o nunca había prestado atención a ese fenómeno. En cualquier caso, creemos que andamos por la vida en el juego de “darnos cuenta” de cosas, es decir en el juego de hacer-sentido. Cuando algo (al fin) me hace-sentido, ya no tengo que pensar cómo actuar, lo comprendo y sencillamente actúo. Ese algo se volvió familiar y aunque las circunstancias cambien podré actuar en el futuro con total naturalidad.

Creemos que a medida vamos haciendo-sentido, nuestras posibilidades de aprender, movilizar y actuar aumentan; si me doy cuenta de algo, puedo sacar aprendizajes, escoger si hacerme cargo, decidir si tomar alguna acción, o decidir no actuar. 

hacer-sentido (verbo)

“La acción de darse cuenta, comprender e interpretar algo que antes no veía. Lo que me hace sentido, me es familiar y me permite actuar con naturalidad.”

Claro… todo esto suena bien en teoría, pero en la práctica es mucho más complejo. Cuando no sabemos cómo actuar es cuando nos damos cuenta que algo aún no me hace-sentido.

  1. Te asignan un nuevo proyecto y sientes que no tienes las competencias para liderarlo ¿Seré suficiente? ¿Qué pasa si descubren que no soy tan bueno? 
  2. Te equivocas en un tema muy sensible que pone en juego la identidad de tu empresa ¿Cómo me hago cargo? ¿Cómo le digo a mi jefe?
  3. Llega una nueva gerente a tu área en reemplazo del gerente con el que ya tenías una relación sólida ¿Cómo construyo identidad y me valido? ¿Cómo gano más poder?
  4. Estás entrando a una nueva empresa, sabes que todos tienen altas expectativas ¿Cómo muestro que puedo ser una persona crack en el equipo? ¿Cómo hago que el resto no se sienta amenazado? 
  5. Ves que todo el equipo está saturado y a veces en mal ánimo ¿Cómo puedo influir en la motivación del equipo? ¿Cómo hago que el ánimo tóxico no se contagie?

No pretendemos dar respuestas absolutas a estas ni a otras preguntas. No estamos comprometidos con plantear verdades o defender una postura “correcta”. En el camino muchas personas que admiramos nos han ayudado a hacer-sentido de éstas y otras situaciones. 

Para ir más allá, lanzamos Hace-Sentido donde buscamos compartir nuestras interpretaciones y aprendizajes sobre situaciones cotidianas en organizaciones y equipos. Esperamos que algunas de ellas te hagan-sentido.

La invitación es simple

Nos gustaría invitarte a conversar más de estos temas. A nivel personal, con tu gente cercana o colegas de trabajo. Te invitamos a leer los artículos, hacerte preguntas y aportar tu voz a esta conversación compartiendo en los comentarios.

Sebastián Balmaceda – Fernando Brierley

Recibe notificaciones de esta conversación
Notificación de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments