Llenarnos de “tengo-que” es receta segura para el agobio. Tengo que enviar un correo, tengo que agendar una reunión, tengo que realizar una presentación, tengo que coordinar una conversación, tengo que planificar un viaje… Ayuda!